lunes, 4 de enero de 2016

Ocupado es igual a feliz...

Hay días que no quieres que lleguen, como el lunes después de un breve fin de semana o como el primer día de trabajo después de vacaciones; hay incluso ocasiones en las que esos días te pueden llegar aterrar...Pero para tu sorpresa resultan no ser tan malos y tu predicción resulta ser infundada. ¿Qué es lo que pasa? ¿Qué es lo que nos invita a predisponernos de esa manera a determinados acontecimientos? Realmente no lo sé, sin embargo lo que es cierto es que ese ejercicio mecánico, producto de una programación que nos han aleccionado toda la vida disfrazándolo de "previsión" resulta ser una absoluta pérdida de tiempo ¿No crees? Estar pensando en las cosas que sucederán el día de mañana, repasar las posibilidades en n cantidad de ocasiones no es sano, no es productivo y no es relevante para nuestro presente...en otras palabras, nos hace perdernos del aquí y del ahora, que es lo único que vale y que estamos desperdiciando pre-ocupándonos.

Alguna vez escuche decir, no recuerdo bien de quién, pero pudo haber sido un ex-compañero de trabajo llamado Carlos Torres... ¡No te preocupes! ¡Ocúpate! y creo que esta opinión tan corta y tan simple está llena de un profundo significado. El día de hoy, este preciso momento, es el resultado de las cosas que para bien o mal hiciste el día de ayer...Si no desayunaste y no comiste, está por demás decir que en este momento estarás muriendo de hambre, si el día de ayer te desvelaste, lo más lógico es que a las 11:20 de la noche estés muriendo de sueño y no podrás seguir haciendo las cosas que quieres, que necesitas  o que deseas hacer...¿Entonces por qué preocuparse cuando en realidad lo que tienes que hacer es ocuparte? Si ya no hiciste algo que quieres o debes tener mañana, no hay lamento que valga, mejor déjalo pasar y organiza de manera más efectiva el día mañana para poder ejecutar tus acciones de una mejor manera, de una forma más organizada, que te permita pasado mañana poder terminar tu día tranquilo, sin hambre, sin sed, sin frío, sin sueño atrasado...¡Sin preocupaciones!

Por un lado, es muy fácil ver a una persona que está teniendo un mal día y emitir un juicio sumario respecto a su humor en ese momento, sin saber todo lo que está cargando detrás, asimismo es un placer ver a esa gente que siempre tiene todo ¡al día! A los 4 días de enero ya pagó el predial, su cuota de mantenimiento, está al día con sus tarjetas de crédito, está abonando pagos para sus próximas vacaciones, acaba de estrenar un auto nuevo y no te explicas cómo pudo lograrlo...Creo que la respuesta debe ir por ahí, haciendo un análisis muy rápido de los casos que conozco, sin duda se trata de gente que se ocupa más y se preocupa menos.

Por otro lado, es difícil llegar a ese estado, se trata de un equilibrio que en algún tiempo se convierte en un circulo virtuoso, que requiere sin duda alguna mucha disciplina y esfuerzo, sin embargo es posible y las experiencias interpersonales y algunas etapas de mi vida dan constancia de eso... ¿Qué es lo que se necesita para alcanzarlo? ¿Cuál es el secreto? Me parece que el primer paso es darse cuenta...El segundo paso es ocuparse de tus asuntos importantes y el tercero repetir el segundo paso ad perpetuam re memoriam.

Estoy seguro que que esto no es una llave mágica, pero si es una herramienta útil para incorporarla a tu filosofía de vida, que puede hacerte cambiar la perspectiva de las cosas y permitirte tener un "presente progresivo" más sencillo y gozoso en vez de estar preocupado por lo que viene a continuación.

¿Por qué este tema? ¿Por qué el día de hoy? Básicamente porque obtuve la inspiración para hablar de esto, pensando en una persona con la que paradójicamente jamás he platicado este tema, pero que me parece que encaja perfecto con lo que quiero decir... Esta persona es mi prima Gaby Berber (que para esta hora debe estar terminando de vibrar de manera muy especial con el universo al estar cerrando el día de su cumpleaños) quién desde hace más tiempo del que puedo recordar, es una niña MUY OCUPADA y eso es como un "aura" muy emblemático que me transmite siempre que pienso en ella, pues siempre que he tenido noticias acerca de lo que está haciendo, jamas ha sido en  el terreno de las quejas, de los problema o de las preocupaciones; siempre ha sido en aspectos que yo podría colocar en la categoría de "Éxitos" y me siento muy contento por esto, pues es el ejemplo interpersonal más querido y más cercano que tengo, para saber que ocupándote de tus asuntos, con determinación, constancia, empeño y disciplina puedes lograr metas, alcanzar sueños y vivir un presente lleno de gratificaciones... Y esa es solo una de las muchas características que hacen de Gaby una excelente persona y una queridísima prima ¡Te admiro mucho! ¡De grande quiero ser como tú!

Tu primo que te quiere hoy y siempre...

Antonio "Pichojos" Mendoza.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada