sábado, 9 de enero de 2016

Enya se apodera de mi cerebro

No lo he comentado antes, pero encuentro una gran fascinación por escuchar a Enya en muchos momentos de la semana...Particularmente cuando estoy escribiendo. Su música, su voz y el enigma en general que ella representa, es algo que pone mi cerebro "al punto"... Por más alto que la escuche, a mi no me parece estridente, no existe un volumen en el que yo pueda considerar sus canciones "ruido", no es un distractor, es simple y sencillamente un deleite para mis oídos que inunda la habitación en la que lo esté escuchando.

Resultado de imagen para cassetteRecuerdo que la primera vez que escuche a esta interprete de música "New Age" fue cuando yo tendría unos 12 años. En aquel entonces descubrí un cassette que mi Papá había grabado con varios interpretes, para probarlo en los aparatos que reparaba (estéreos, grabadoras)...En ese (ahora anticuado) dispositivo que servía para almacenar música, se encontraba entre algunos otras canciones, la melodía "Orinoco Flow" y recuerdo que desde aquella época, el estilo de la canción, la voz y quien sabe qué otra cosa podrían transportarme a lugares oníricos con sólo cerrar los ojos.


Un par de años después, cuando yo tendría algunos 14 años, empezaron a popularizarse los reproductores de CD y con ellos la fantasía de poder adquirirlos, cosa que yo recuerdo no era nada fácil, pues siendo una tecnología "tan" nueva no sólo estaba limitada a unos cuantos "afortunados" que tuvieran un reproductor de CD's, sino además la posibilidad de comprar los discos que en aquel entonces no eran tan accesibles (tanto en precio como en disponibilidad) en Guadalajara. Por ese tiempo era común que alguien que fuera "al otro lado" a comprar "fayuca" pudiera hacer el favor de traer algunos y pronto se dio el caso...Una persona que mi papá conocía le dijo que iría a Estados Unidos y que le ofreció traerle algunos discos, que además refería "Allá no son nada caros"...Ante el ofrecimiento, mi papá nos pidió a mi hermana Susana y a mí, que escribiéramos una lista de unos 10 discos, para ver si este señor podría traérnoslos de regreso. yo recuerdo que siendo apenas un mozalbete adolescente, empecé a escribir mi "wish list" de posibles CD's ¿Qué será bueno pedir? ¿Cuáles podrían ser las mejores adquisiciones tomando en cuenta que ese sería tu primer CD? Aunque no recuerdo todos los interpretes que estaban en esa lista, lo que si recuerdo es que la elección de ellos fue un asunto que me tomó bastante tiempo ¡Había tantos! Y la lista se reducía a tan pocos...Además de uno de Michael Jackson que no recuerdo si era "Dangerous" o "History" (o en una de esas los dos) lo que si recuerdo como si fuera ayer es que en mi lista estaba anotado "Enya: Memory of Trees". Después de darle esta lista a mi papá y preguntarle en un par de ocasiones "en vano" si tenía noticias del señor, me olvidé del asunto...Un par de semanas después (un año en tiempo de un adolescente) el señor regresó diciendo que había encontrado muchas dificultades, por alguna razón que no recuerdo, de encontrar los CD's que habíamos pedido, pero de cualquier forma mi papá se hizo de un par de ellos que el señor le regaló (si mal no recuerdo) como "compensación" por no haber traído los que le encargamos, así que sin ninguna clase de elección previa nos llegó, como si fuera carta a los reyes magos, un CD de Cindy Lauper que yo juraba que se llamaba "Twelve deadly guns and the some..." Pero en realidad la palabra no era Guns, era Cyns y eso lo descubrí muuuuuuuuuchos años después y aún no me queda claro a qué se refiere. (cambia el playlist de YouTube para escuchar el disco) y el segundo era uno de Nirvana y MTV "Unplugged en New York" que sinceramente también era una delicia de escuchar en aquellos tiempos...Fue así como me hice de mis primeros CD's y como obtuve mi primera decepción respecto a no poder tener un disco de Enya...

            



Un par de años después, cuando en México se empezaron a comercializar de manera regular los CD's (es más ni siquiera recuerdo que existiera aún un brote de piratería en este sentido) y su precio seguía siendo un lujo, pero ya eran más asequibles...en la familia se hizo un intercambio navideño, en el que la regla era sencilla, en la hoja que estaba pegada en el refrigerador de la abuela, había que poner el regalo que se esperaba recibir esa navidad por parte de la persona a la que le tocara tu papelito y eso fue lo que hice, escribí de manera precisa, de manera clara y con una caligrafía impecable "CD Enya: Pain the Sky with Stars" ¡Sencillo! Ya sólo hacia falta que llegara el 24 y tendría mi disco de Enya...¡Pues no! Todo parece indicar que una tía leyó "Sweater de abuelito y dije chapado en oro de un signo zodiacal que no sea el mío" así que por segunda vez en un par de años, no había podido cumplir mi objetivo de tener un disco de Enya y tenía que conformarme con escucharla desde una grabadora en ese viejo cassette...No hace falta recordarles que el Internet, Youtube y bajar canciones aún estaba a años de distancia (por lo menos unos 3).


Resultado de imagen para moby 18 dvd9 años después, en mayo del 2006 entré a trabajar a Gusanito y por aquel entonces, para el cumpleaños de cada uno de los 12 o 15 que trabajamos ahí, nos compraban un pastel y un "detalle" que tranquilamente podría ser un libro, un CD o algo de esa naturaleza...Así que cuando me preguntaron a sólo un mes de mi entrada a la empresa por mis gustos musicales me imaginé de qué se trataba... ¡Enya! Siempre había querido tener algún disco de Enya, ¡Qué chido! pensé...Seguramente el día de mi cumpleaños según dictaba la tradición, partiríamos un delicioso pastel de "La casita" allá en providencia (qué delicia de pasteles) y después me darían mi cajita de Mr. CD o de Mixup con el preciado CD de Enya que siempre había querido tener, pero que para este momento ya estaba encaprichado en NO comprarme...Y bueno, llegó el día y efectivamente Florencio el contador, salió de algún lado con una cajita plateada y un moño azul diciendo que se trataba de un pequeño presente de parte de la empresa y los compañeros y procedí a abrirlo...¡Finalmente sería mío! Y efectivamente era una caja pero no de CD, era un DVD...¡De Moby! Así es, se trataba del Disco + DVD de "Moby 18" que no estuvo mal, aunque respecto a este pelón hubiera preferido el de "Play" pero no importa, el detalle es el que cuenta y debo haber visto el DVD 1 vez y escuchado el disco unas 5 veces...Pero lo más importante...Se volvió a sabotear mi plan de que alguien me regalará un disco de Enya.



Al día de hoy, justo 10 años después del último "Enya-Incidente" no recuerdo ni siquiera haber visto un disco de ella en ninguno de los lugares a los que he ido y en los que (lógicamente) hay CD's. No es algo que me preocupe, no es algo que tenga que cumplir, no se trata ni siquiera de una necesidad, porque como les decía al principio de esta crónica, escucho a Enya de manera regular a través de Youtube, es sólo que tenía que escibir de algo y una cosa conduce a otra generando increibles historias de las que no estás consciente y que adquieren nuevos significados cuando las pones una encima de otra...Hoy termino este post decidido a seguir buscando que alguien en algún momento me regale un CD de Enya únicamente por el hecho de saber que puedo conseguirlo. Así que en el próximo intercambio, cumpleaños o celebración especial, ya sabes qué es lo que podría hacer que mis grandes ojos tapatíos se llenen de brillo.


Finalmente les hago saber a todos que estoy firmemente la canción de Caribbean Blue es la música que debe acompañar a un buen viaje por el universo

Antonio "Pichojos" Mendoza



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada